Marcela Bax

Algo de mí: María Marcela Bax es una mujer apasionada por la vida, por las plantas, ama estudiar, patinar, hacer deporte, viajar, estar al aire libre y en la naturaleza. También es inquieta, divertida, cariñosa, paciente, metódica y amigable. Hace muchos años cuando Marcela era una niña disfrutaba de acompañar a su abuelo en la farmacia y laboratorio de análisis bioquímicos. Allí nació su pasión por el cuidado de la salud mediante medicinal ancestral porque en esa época las farmacias eran boticarios. Marcela aprendió mucho de su abuelo “Miotti” y también traía en sus genes las vivencias de su bisabuela María una experta en “yuyitos”, como ella los llamaba. A medida que Marcela crecía, su pasión por esta disciplina también lo hacía en su interior. Esta niña años más tarde comenzó a estudiar Ingeniería Química donde conoció a su amiga “Julia” y socia, que la motivo a realizar una Diplomatura en Herboristería. Pasado unos años se plasmó el gran sueño de Julia y marcela; el que alguna vez habían proyectado durante las clases y fue comenzar con el emprendimiento de Hierbas medicinales al que llamaron “Mimate” un juego de palabras “mimarse-mate-Té.  Difundo mis saberes para que estemos más conectados con nosotras, con los que nos acompañan, con el entorno y lo que ellos nos enseñan y proveen. La idea es que a través de ello las personas que visiten puedan aprender a mimarse con el uso de las hierbas medicinales.

Algo de mi formación profesional: Ingeniera Química (2002), Ingeniera en Seguridad e Higiene (2005), Diplomatura en Herboristería (2017) en la Fundación Naturopática Argentina, Diplomatura en Gestión de la Ergonomía (2018), títulos obtenidos en la Facultad de Ingeniería – UNCPBA y Diplomatura Universitaria Superior en Comunicación Pública de la Ciencia (2021), título obtenido en la Facultad de Ciencias Sociales – UNCPBA. Actualmente se desempeña como Personal de Apoyo técnico Asociado del CONICET en la Unidad Ejecutora INCUAPA-CONICET-UNCPBA. Se desempeña como Ayudante Diplomado simple en la cátedra Química Tecnológica en la Facultad de Ingeniería (UNCPBA) y como Profesora de Seguridad y Química I en el Instituto de Formación Técnica N° 130. Sus temas de interés se vinculan con la recepción y preparación de muestras arqueológicas, paleontológicas y modernas. Extracción de colágeno de dichas muestras óseas (arqueológicas, paleontológicas y modernas) para estudios isotópicos. Utilizaron de técnicas para examinar diferentes características como: cambio dimensional (% masa perdida), composición orgánica (rendimiento y calidad proteica mediante análisis FTIR, mineralógica (cristalinidad), y estructural (Porosidad) y cambios de coloración (colorímetro). Participación en estudios de conservación de proteína ósea y otros proyectos de investigación y extensión de la Unidad Ejecutora. Los resultados de sus investigaciones han sido publicados en artículos en revistas científicas nacionales e internacionales. Además, ha contribuido en congresos con casos de estudio y discusiones teórico-metodológicas relativas asociadas a su línea de estudio. Anteriormente he desempeñado experiencia en Sistemas de Gestión de Calidad, Medio Ambiente y Seguridad, como también he desarrollado experticia en Control de Calidad y de Proceso en diferentes empresa de la zona y el país (Cementos Avellaneda y Cerro Negro en Olavarría, Cerámica San Lorenzo en Azul, ALPAT Las Grutas – Río Negro  y FABI en Hinojo).

Julia Elena Tasca

Mi nombre es Julia Elena Tasca. Nací en la ciudad de Bolívar, provincia de Buenos Aires, y actualmente vivo en Olavarría, ciudad a la que me vine a estudiar con 17 años.
Me recibí de Ingeniera Química en el año 2000 en la Facultad de Ingeniería de la UNCPBA de Olavarría y ejercí mi profesión en el ámbito privado en el rubro alimenticio para el grupo Danone, por tres años. Luego decidí formar una familia y retornar a la Universidad a realizar una formación de posgrado. Obtuve mi título de Doctora en Química en la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP en el año 2010. Actualmente soy Profesora en la Facultad de Ingeniería en Olavarría e Investigadora científica del CONICET.
Mi interés por las hierbas medicinales surge a raíz de mi búsqueda personal de bienestar, algo que no lograba alcanzar a través de la medicina convencional. En el año 2010 me encontraba con síntomas de enfermedad crónicos de asma, alergias, problemas digestivos, gastritis, etc. Consumía un número importante de medicamentos alotrópicos, y es en éstas condiciones que inicio mi tratamiento con medicina Ayurveda, donde tomo contacto por primera vez con la fitoterapia. Y ése fue el punto de partida de mi proceso de transformación personal, porque a medida que me hacía responsable de mi salud y bienestar, y me comprometía con el cuidado de mi cuerpo de la mano de la fitoterapia, comencé a sanar el cuerpo, y a despertar mi conciencia.
Sentí entonces el deseo de aprender más!! En el año 2015 decido realizar una diplomatura en herboristería con orientación en Medicina Tradicional China, dónde aprendí no sólo sobre principios activos y dolencias físicas, sino también sobre cómo realizar preparados herbolarios. Por la misma época descubrí mis raíces ancestrales conectadas a las hierbas en mi linaje materno! Mi tía abuela Matilde, y mi bisabuela eran mujeres sanadoras.
Y desde el año 2018, junto con Marcela: mi socia, amiga y compañera de muchos años, nos animamos a emprender nuestro propio proyecto de venta de hierbas medicinales y producción artesanal de tinturas madres: MIMATE.
Desde mayo de 2019 integro la escuela NEW HUMANITY SCHOOL, fundada por Cristian Raúl Zeballos, donde sigo apostando a mi proceso iniciático de transformación personal a través del Paradigma Hermético, participando en las actividades semanales de la escuela.
De niña soñaba ser científica para hacer descubrimientos que ayudaran a sanar la humanidad. Hoy sueño con compartir con el mundo desde mi experiencia y recorrido, que la sanación es un proceso individual, personal y único, que requiere del deseo y la valentía de llevarlo adelante y sostenerlo. Sigo apostando a la Docencia, porque como decía Pitágoras, estoy convencida que “Educar no es dar una carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la Vida”, y que es posible integrar las enseñanzas herméticas con la formación académica que brindo desde la Universidad.